Despidiendo a una mascota.

Lo que puedes hacer pero que nadie te dice.

Cuando un animal que ha sido especialmente amado por alguien aquí en la Tierra muere, entonces va al Puente del Arco Iris.
Extracto del poema del Puente del Arcoiris.

Recientemente, demasiado recientemente, hemos tenido que decirle adiós a Sushi, nuestra dulce Sushi. Por supuesto que ha sido algo muy duro y para nada fácil; queremos hacer que nuestra experiencia pueda ayudar a alguien y que esto sirva para que algunos puedan conseguir lo que necesitan en el momento en el que lo necesitan.

 

Baño de sol estilo Sushi

Lo primero es pensar en tratar a la mascota con todo el respeto y cariño que recibió en vida, para ello podemos contar con algunos servicios que, afortunadamente ya es posible conseguir en Guatemala. Y aunque aún no son tan conocidos, ya es posible hacer que la despedida de nuestra mascota sea algo, si no más fácil, talvez menos complicado.

Por ejemplo los veterinarios son cada vez más conscientes del significado de estos seres para nosotros y para nuestras familias, y ellos hacen que este proceso sea comprendido; incluso desde el momento en el que nos dan la noticia de que es lo mejor para la mascota. Es difícil aceptar que tenemos que decirles adiós y a veces recae en nosotros tomar esa decisión, pero, se que suena contradictorio, es lo mejor para ellos y es para darles calidad de vida hasta el final.

Digo que los veterinarios ya tienen esa conciencia y se han convertido no solo en los profesionales de la salud que son, si no también en terapeutas. Y puedo dar fe que eso ayuda mucho. Uno como humano en ese momento necesita de esas palabras y de la profesionalidad de ellos. Por eso les digo escuchen a los veterinarios, ellos, en su gran mayoría, saben lo que hacen.

Según he podido comprobar, existen varios lugares que pueden ayudarnos en uno o varios aspectos de estos sucesos. En Guatemala existen empresas que se dedican a proporcionar un lugar para poder enterrar a nuestras mascotas, y tener un lugar donde poder visitarlas; también existen empresas que se dedican a dar servicios funerarios completos, que pueden ser adquiridos con anticipación, hasta empresas que se encargan de la incineración de los restos de las mascotas y que prestan el servicio a la puerta de los hogares.

Al final trataré de ponerles los contactos de los lugares que pueden ayudarnos en estas situaciones, pero quiero contarles antes la experiencia que desafortunadamente nos tocó vivir el año pasado.

Como ya saben nuestra Sushi Zu, se fue de nuestro lado y ha sido una de las peores experiencias que nos ha tocado pasar en los últimos tiempos, quienes la conocieron saben que ella era parte fundamental de nuestra familia, no solamente de la manada. Ella era la jefecita de la casa, a pesar de ser ciega era la guía de Don Jorge y la nuestra. Como digo, ella falleció el año pasado(2018). Un par de días antes notamos que ella no estaba bien, dejó de comer normalmente y su carácter cambió radicalmente, ella definitivamente no tenía un carácter “amistoso”, era en el mejor de los casos “remilgada y orgullosa”; pero se volvió un poco insegura y bastante necesitada. Razón por la que decidimos llevarla con nosotros durante ese fin de semana a donde quiera que fuimos, para estar cerca de ella y para tenerla en observación constante. Todo apuntaba a mejoría durante ese sábado. El domingo no fue un buen día, pasó malita, la llevamos a la clínica en la mañana y su Vet la revisó y luego de eso pues a la casa a cuidarla,  mantuvimos comunicación con su Vet y muy atentos a todo,  por la noche, todo parecía que estaba mejorando, pero no fue una buena noche, amaneció mal.

 

Todo se complicó en la mañana del lunes, cuando notamos que definitivamente ella no estaba bien, y que necesitabamos ayuda. Durante el fin de semana mantuvimos comunicación con la Doctora de la manada, Hania, una de las mejores profesionales que uno pudiese desear; ya el lunes fue seguro que necesitabamos de la ayuda directa de Hania, así que decidimos que Analú llevaría a Sushi con ella y que esperariamos. En la clínica, Hania la examinó y nos ayudó a entender que algo podía pasar; ella como toda una profesional fue una gran ayuda en este sentido, pues a pesar de tener que comunicar malas noticias, o NO buenas noticias, lo hizo de tal forma que fue posible para nosotros estar preparandonos tanto como fue posible. Luego de unas horas de lucha y de agotar los recursos, Sushi descansó y cruzó el Puente del Arcoiris. No tengo que decir que este fue un momento oscuro y muy triste para nosotros.

Teníamos que tomar una decisión sobre que hacer con los restos de Sushi, decidimos que queríamos conservar sus cenizas, y para hacerlo escogimos a ECOTERMO. Nos informaron que para realizar el procedimiento una unidad de ECOTERMO pasaría al día siguiente por los restos de Sushi; como no queríamos alargar esto de más, preguntamos si era posible que nosotros entregaramos en sus instalaciones los restos de Sushi, y se nos dijo que sí, si la entregabamos antes de las 4:30 de la tarde, era posible que nos recibieran. Así que salimos hacia la planta de ECOTERMO en Amatitlán, debo decir que a pesar de encontrar bastante tráfico en la salida de la capital, debido a una inusual granizada, logramos llegar a la planta a tiempo. En la planta, el personal de ECOTERMO nos trató con mucho aprecio, se preocuparon no solo de cumplir con su trabajo, si no que nos prodigaron atenciones especiales, sabiendo el momento por el que estabamos pasando. Nos atendieron estupendamente y con tacto. Trataron a Sushi con respeto y no como algo más de trabajo para ellos. Agradecemos mucho al personal de recepción a y a los encargados del área de incineración. Fueron una ayuda muy grande para nosotros.

Sushi fue siempre muy consentida y siempre lo mereció.

Luego de salir de entregar el cuerpo de nuestra adorada Sushi, nos tocó esperar a que Ecotermo nos entregara las cenizas. Esto pasó a los pocos días en nuestra casa. En resumidas cuentas, recomiendo mucho el servicio de incineración de ECOTERMO, no solamente cumplieron con su trabajo, si no que fueron más allá y nos trataron con respeto y fueron muy empáticos por nuestra pérdida.

Como este es un artículo que trata de dar una guía, debo decir también que el precio del servicio es bastante accesible, pues dependiendo del peso de la mascota, así será el cobro. Nosotros no pagamos más de 220 quetzales por Sushi, y ella pesaba sus buenas 15-18 libras.

Analú le ha rendido homenaje a nuestra querida Sushi, sus cenizas descansan dentro de la bolsita sellada en la que nos la entregaron, colocada dentro de una cajita de dulces típicos de feria. Es un recuerdo a nuestra amada chuchita, que nos dió mucho amor durante muchos años.

Me gustaría terminar esta entrada diciendo que a pesar de que en esos momentos tan duros todo parece muy difícil, es bueno saber que existen profesionales y empresas que nos pueden ayudar, sin ahogarnos con costos elevados. Podemos hacer las cosas bien y contamos con ayuda. 

Estos son algunos de los lugares que hemos podido comprobar que son de mucha ayuda y que nos pueden hacer estos momentos, no más fáciles, si no más bien menos complicados.

 

Contactos Útiles
ZOO CENTRO VETERINARIO
22299223
15 Av. 11-29 Z.1

2 Replies to “Despidiendo a una mascota.”

  1. Zully Solórzano says: Reply

    Muchas gracias, aveces no estamos preparados, pero cuando tenemos ancianitos en casa es una información muy útil.

    1. Carlos Cotton says: Reply

      De nada Zully, la idea es que la experiencia de otros sirva de algo a los que se encuetren en algún momento en esta situación. Gracias por el comentario.

Leave a Reply