La tercera edad

“Que un perro viva 15 años es una estafa al amor”

Hace seis años mi adorada Sushi Zu vino a la casa, era un 11 de octubre muy lluvioso y ella no podía estar más aterrada, pero, con los días descubrimos su verdadera personalidad, era una chuchita joven y juguetona y cuando se adapto simplemente fue como si siempre hubiera estado aquí. Hoy para mi ella sigue siendo una bebé que se pone loca de felicidad al verme, es celosa a morir y enojada que es gusto; pero la realidad es que ella ya esta en la temible tercera edad y como un portazo en la cara lo entiendo mejor porque en estos días estuvo enferma.

Esa cola <3

En este año empece a tratar de asimilar el hecho de que los tres chuchos chaparros ya están en la tercera edad, en el mejor de los casos la Sushi, Don Jorge y Wasabi tienen entre 8 y 10 años; un perro pequeño puede vivir de 12 a 15 años (mi Fifi vivió 17) pero mi Sushi es rescatada, lo que se de ella es que llegó a un albergue y luego con nosotros.

Tuve mi momento depre, los días nublados no ayudaron mucho pero, los chuchos al final son la pura felicidad y esta vez fue la mismísima Sushi quien me puso de buen humor porque que regresó a la normalidad; estar sentida por cualquier cosa, ladrar y gruñir porque sus hermanos invaden su espacio personal, dormir plácidamente mientas la tengo cargada, comer como una aspiradora y exigir galletas es lo más normal y feliz que ella pueda darme y como un bono extra que cuando la llevamos a pasear este fin de semana; caminó, corrió, investigó, nos ignoró, eso es lo normal en ella (es casi un perro-gato).

Investigando, miren esa cola 🙂

Tal vez la Sushi ya no es  joven, pero sigue siendo una chuchita llena de alegría y muy activa y claro sus dos hermanos no se quedan atrás, Wasabi y Jorge son todos unos exploradores muy activos y alegres, Jorge hasta “corrió” su primera carrera de 5k y Wasabi disfruta mucho aventurarse en lo que para él son grandes montañas, tenía un poco de angustia por la pre-tercera edad de mis chuchos pero con el tiempo me he dado cuenta que, seguramente, los chuchos viejitos son lo de hoy 😉 así que puede ser que la corta vida de un perro sea una estafa al amor, pero es más grande la estafa de no haberle dado una oportunidad a ese breve amor <3

 

 

Leave a Reply